Pulsa para subir
 
Comparte o imprime

Tajinaste rojo


La floración de los tajinastes rojos, un expéctaculo natural en el Parque Nacional del Teide

El Tajinaste rojo del Teide constituye el elemento más asombroso del paisaje de Tenerife, una sorpresa para los sentidos que embelesa por su distinción, pura explosión natural de lo bello, lo efímero, lo mágico, lo irrepetible, uno de los numerosos espectáculos oníricos que sólo pueden tener lugar en la Isla más mágica del mundo, Tenerife.

El tajinaste rojo es un arbusto sin ramas con una forma similar a una lanza que se eleva hasta superar, en algunas ocasiones, los dos metros de altura, uno de los fenómenos más espectaculares que se pueden contemplar en el parque nacional del Teide es la floración de los “tajinastes rojos” (Echium wildpretii) con sus flores rojo-púrpura brotando en gigantescas inflorescencias piramidales que pueden sobrepasar los dos metros de altura. Es esta una especie que florece cada dos años, se encuentra únicamente en el Parque Nacional del Teide, en zonas como La Fortaleza o las laderas del valle de Ucanca, donde florece en primavera creando un espectáculo de color en el que los tonos oscuros de la lava contrastan con el rojo de los tajinastes en flor.

La riqueza de su polen y el dulzor de un néctar tan selecto lo convierten en la predilección de las abejas melíferas que con esta base producen una miel de altísima calidad, tan alta que constituye la denominación de origen más exclusiva de las Islas Canarias. Siendo una de las principales plantas utilizadas en Tenerife por las abejas para la producción de miel, por la gran riqueza de polen y néctar de sus flores. Es una miel monofloral característica y con denominación de origen. Es de un color muy claro, casi transparente con matices amarillo ambarinos; se puede utilizar con alimentos a los que no se les quiere enmascarar su aroma.

El intenso color de sus flores inunda los canchales y derrubios pedregosos donde suele vivir esta especie, aportan la sangre de la vida a los impresionantes paisajes volcánicos que lo rodean.

Buenos lugares para disfrutar de esta experiencia son los miradores del Tabonal Negro, los Azulejos o del Llano de Ucanca si hacemos una visita por carretera y la ruta de las Siete Cañadas si preferimos caminar.

El tajinaste rojo (Echium wildpretii), es una especie del género Echium en la familia Boraginaceae.

Tajinaste_rojoSu nombre científico, Echium wildpretii subsp. wildpretii, le fue dado por los botánicos británicos Pearson y Hook en honor al horticultor suizo Hermann Wildpret que residió en La Orotava durante el siglo XIX.
Pertenece a la familia de las Boraginaceae. Crece en las laderas del cráter del Teide, a pleno sol, sobre la grava y las rocas volcánicas a 2.000 metros de altura.
Henry Harold Welch Pearson
Joseph Dalton Hooker

Reino 
Subreino 
División 
Clase 
Subclase 
Orden 
Familia 
Subfamilia 
Tribu 
Género 
Especie
Plantae
Tracheobionta
Magnoliophyta
Magnoliopsida
Asteridae
Lamiales
Boraginaceae
Boraginoideae
Echieae
Echium
Echium wildpretii
Echium wildpretii ssp.wildpretii
Echium wildpretii pertenece al grupo de especies arbustivas sin ramificar, que poseen una roseta foliar densa y que desarrollan una sola inflorescencia de gran tamaño. Se diferencia del resto de especies de este grupo por las flores, que poseen una corola de color rojo y por sus hojas, que son linear-lanceoladas. Está representada por dos subespecies: la ssp. wildpretii, endémica de la zona subalpina de Las Cañadas del Teide y por la ssp. trichosiphon (Svent.) Bramw., endémica de la isla de La Palma. Echium wildpretii ssp. trichosiphon se incluye en el Catálogo Canario de Especies Protegidas, como especie de interés para los ecosistemas canarios. Se conoce como "taginaste rojo, orgullo de Tenerife o taginaste del Teide (ssp. wildpretii) o taginaste rosado (ssp. trichosiphon)".

La naturaleza es obstinada, tiene muchos recursos y es sorprendentemente sabia. Las especies, para no extinguirse, mutan, se hibridan, se adaptan a nuestras agresiones, hibernan, estivan, las mejores y las más fuertes sobreviven. No todo está perdido.

Cada estación regala al visitante a este emblemático espacio protegido diferentes composiciones de la madre naturaleza y cada primavera, el Parque Nacional del Teide se viste de gala con la llegada del buen tiempo a las cumbres de Tenerife. Y tras un frío y en frecuentes ocasiones blanco decorado invernal, que también atrae a muchos visitantes, llega la época del año en que se manifiestan con mayor evidencia los procesos de la vida.


Uno de los más espectaculares procesos que se pueden contemplar en el Parque, es la floración de los 'tajinastes rojos' (Echium wildpretii) con sus flores rojo-púrpura brotando en gigantescas inflorescencias piramidales que pueden sobrepasar los dos metros de altura. El intenso color de sus flores inunda los canchales y derrubios pedregosos donde suele vivir esta especie, aportando la sangre de la vida a los impresionantes paisajes volcánicos que lo rodean. Centenares de estos individuos decoran el lienzo del Parque Nacional y resaltan en el arco iriscromático formado por las otras muchas especies presentes, tales como los blancos y rosados de la 'retama del Teide' o el amarillo limón de la 'hierba pajonera'.

Buenos lugares para disfrutar de esta experiencia son los miradores del Tabonal Negro, los Azulejos o del Llano de Ucanca si hacemos una visita por carretera y la ruta de las Siete Cañadas si preferimos caminar.

Pasear o simplemente contemplar una población de tajinastes en flor, en ocasiones con más de 100 individuos y a la luz de una bonita puesta de sol en el Teide, puede convertirse en una de esas experiencias únicas que todos guardamos dentro como pequeños tesoros. Generalmente intentaremos perpetuar esa imagen mediante fotografías, pero mucho más intenso será nuestro recuerdo, que como el ciclo de la naturaleza se renovará primavera tras primavera, haciéndonos regresar a este lugar, Patrimonio Mundial, para volver a deleitarnos con esta maravilla natural. Gracias a la buena protección con la que cuenta este Parque Nacional y a la labor incansable de vigilancia y formación en el respeto por la naturaleza y los valores de conservación medioambiental realizada por su personal, podemos seguir repitiendo año tras año, para que tal y como nos lo enseñaron nuestros padres, tengamos la oportunidad de descubrírselo a nuestros hijos.

Tajinaste Rojo - Foto de Jesus Domingo Perez Glez, ganadora
del YAHOO PICTURE OF THE DAY (3 de Junio del 2014)
Y es que si bien la especie no se ve amenazada por los hervíboros que habitan en el parque, como los conejos (que sí son aficionados a los brotes de otras plantas) la belleza del tajinaste sí que atrae a otra especie de depredador bípedo, que, mostrando falta de civismo e ignorancia y haciendo caso omiso a la normativa de protección y conservación del parque, intenta robar tajinastes para plantarlo en sus jardines particulares, acto inútil además de vandálico, ya que el trasplante de esta especie es imposible, es tan delicada que muere irremisiblemente a las pocas horas de haber sido arrancado.

Un reclamo como la floración de los tajinastes atrae a numerosas personas y cada uno de nosotros puede colaborar a perpetuar esta maravilla. Nada mejor que ayudar a conservar nuestros recuerdos, llevándolos con nosotros pero sin necesidad de dañar el entorno donde se encuentran al realizar la visita. La naturaleza nos lo agradecerá, repitiendo su espectáculo la próxima primavera.

Recibe los nuevos contenidos por email

 
PORTADA INICIO Isla de Tenerife "Vívela" .
© Copyright - Derechos Reservados L. dl C.' Tenerife