Pulsa para subir
 
Comparte o imprime

La Cebolla de Tenerife

Cebolla de Tenerife - Foto: Catalina Tascón
La cebolla tradicional de Tenerife, 
una hortaliza desconocida

El desconocimiento, la falta de promoción y la posible extinción de las variedades tradicionales de una especie como la cebolla es lo que ha impulsado al Centro de Conservación de Biodiversidad Agrícola de Tenerife (CCBAT) a realizar un estudio concienzudo, desde un punto de vista morfológico, agronómico y nutricional sobre este producto para evaluar su situación y viabilidad. El resultado de este trabajo, que comenzó en el año 2003, se ha visto reflejado ahora en un díptico, elaborado por este centro, para dar a conocer y promocionar, no sólo entre los consumidores y agricultores, sino también entre los gastrónomos, las bondades culinarias de esta hortaliza tan presente en la cocina canaria.

Las variedades de Guayonje, Masca y Los Carrizales conforman un interesante tesoro culinario a proteger

Inflorescencia - foto: Margot Leandro
La ingeniero agrónomo del CCBAT, Catalina Tascón, responsable de la investigación, señala que en Tenerife se cultivan tres variedades locales de apreciada calidad, alto rendimiento y gran valor genético: la cebolla de Guayonje, en el municipio de Tacoronte, quizás la más conocida por su cercanía a los núcleos de población, y las de Los Carrizales y Masca, ambas del municipio de Buenavista del Norte, que gozan igualmente de un gran prestigio. 

Las diferencias entre unas variedades y otras se pueden apreciar, sobre todo, en la forma y el color. La cebolla de Masca es más achatada y de color asalmonado, la de Los Carrizales es roja o más bien de un rosado intenso, achatada y ovalada, mientras que la de Guayonje conserva un color rojo púrpura y su forma es poco homogénea (puede ser redonda, ovalada y, en ocasiones algo cónica), según describe Tascón. Se producen entre los meses de mayo y julio dulce las convierte en un ingrediente ideal para la preparación de ensaladas, guisos o frituras.

La comercialización de estas variedades tradicionales de cebollas se hace bien en los mercadillos de las zonas, como en el caso de Tacoronte y La Laguna, o bien a través de la venta directa de los agricultores. Se suelen comprar en ristras, un método que permite su conservación durante meses sin estropearse. Antiguamente, muchos vendedores ambulantes de hortalizas y familias del norte y oeste de la islas se desplazaban hasta los caseríos de Masca y Los Carrizales para aprovisionarse de estos productos.

Tascón habla de “la valorización de la cebolla tradicional de Tenerife para que sea reconocida como un producto local, tradicional, distinto y de calidad, que además alcance un precio razonable en el mercado que repercuta directamente en los agricultores para que puedan ver recompensado el trabajo que supone este cultivo, ya que aún no cuenta con la suficiente promoción para asegurar su continuidad. Si a esto se añade la edad de los productores, en su mayoría gente mayor, nos podemos hacer una idea de la importancia que supone su rescate como cultivo para que no desaparezca”.

Este centro de germoplasma ya cuenta con demanda de algunos agricultores, sobre todo ecológicos, que buscan semillas para cultivar en su huerta. Aunque la mayoría de ellos no las producen para vender, entendemos que existe un cierto interés por la continuidad de este cultivo. Sabemos que producir en Canarias es muy caro y que, en estos momentos, no es un producto competitivo, pero si conseguimos que al menos no se pierda como cultivo local, nos daremos por satisfechos.

Para potenciar su demanda, la ingeniero agronómo del CCBAT, adelanta que, entre las previsiones de este centro, se encuentra la posibilidad de introducir estas variedades de cebolla en el Plan de Gastronomía del Cabildo para que los restaurantes las incluyan en sus menús. “Puede ser una opción válida para darlas a conocer a los gastrónomos, aunque ya existen algunos restaurantes que están utilizando esta hortaliza en sus platos, pero todavía no está bien posicionada”.

Tenerife tiene seis variedades de cebolla tradicional

Variedades de Tenerife
Tenerife tiene seis variedades de cebolla tradicional de colores blanco, rosado y amarillo y que se cultivan principalmente en Masca, San Juan de la Rambla, Tacoronte y Buenavista del Norte.

Así se desprende del libro "Las cebollas de Tenerife. Cultivo y variedades", obra de la ingeniera agrónoma Catalina Tascón en la que se describen estas seis variedades de cebolla.

Según su investigación, estas especies están adaptadas a las condiciones subtropicales de Canarias y pueden competir en producción con las variedades comerciales, ya que poseen una interesante calidad en su sabor, textura, olor y color.

La superficie cultivada en Tenerife ronda actualmente las 120 hectáreas, que producen unas 3.000 toneladas de cebollas, lo que supone un autoabastecimiento inferior al 35 por ciento, detalla el libro, que precisa que mayoritariamente se producen variedades comerciales.

Asimismo, plantea que la cebolla, originaria de Asia central, debió introducirse en Canarias después de la conquista, ya que no se han encontrado referencias de la época prehispánica.

Su cultivo experimentó un gran auge en Tenerife entre finales del siglo XIX y mediados del siglo XX debido a la producción de semillas para su exportación a América de las variedades Bermuda (blanca, amarilla y roja) y Cristal Wax.

Actualmente se siguen cultivando en Tenerife de modo similar que en siglos anteriores, sobre todo las variedades tradicionales, destaca la publicación, que hace referencia a las buenas condiciones de la isla, lo que permite producir cebollas desde los primeros meses del año hasta finales de verano.

Saber más: Propiedades de la Cebolla - Agricultura y Agronatura de Tenerife

Recibe los nuevos contenidos por email

 
PORTADA INICIO Isla de Tenerife "Vívela" .
© Copyright - Derechos Reservados L. dl C.' Tenerife