Pulsa para subir

Los Incendios Forestales y como evitarlos

Tenerife llora
Pulsa imagen para ver reportaje gráfico del incendio de Julio de 2012
Los incendios constituyen uno de los agentes perturbadores más importantes y activos en los ecosistemas forestales. En Canarias, se producen numerosos episodios incendiarios en los bosques (sobre todo de pinar), a lo largo del año, si bien es cierto que se concentran principalmente a lo largo de la estación estival, desde junio a septiembre. Las cifras de superficie afectada, número de eventos incendiarios, y demás, pueden consultarse en la página del Instituto Canario de Estadística (ISTAC).

El bosque de pinar no es el único que soporta el peso de los incendios, ya que este también incide sobre el matorral de cumbre, matorral árido, tierras de cultivo y pastizales, monteverde de fayal-brezal, y otras. De entre todas ellas, únicamente el pinar y el fayal-brezal tienen una notable capacidad para regenerarse tras el paso de las llamas. El resto, al estar constituida por especies no adaptadas al fuego, puede tardar varias décadas en recobrar su equilibrio natural.

Cómo evitar incendios forestales
Los incendios forestales son una de las mayores amenazas para la fauna y la flora de Tenerife y resto de las Islas Canarias. 
Muchos de estos incendios son provocados por el hombre, por descuido, negligencia o simplemente un acto de irresponsabilidad o locura. 
Saber cómo evitar estos incendios es fundamental para disfrutar de la naturaleza, es muy importante que cada uno de nosotros conozcamos unas reglas básicas.

Reglas básicas

  • No hay que arrojar colillas de cigarrillos o fósforos encendidos al suelo.
  • No hay que arrojar colillas de cigarrillos o fósforos desde vehículos en movimiento, sea en carretera o por caminos vecinales.
  • Evite fumar en el interior del bosque y aconséjelo a quienes le acompañan.
  • Si no puede evitar fumar, preste atención dónde caen las cenizas, dónde y cómo apaga el cigarrillo y llévese con usted la colilla.
  • Si acampa, hágalo en lugares autorizados, allí podrá encender fuego.
  • Si observa un fuego encendido abandonado, apáguelo con abundante agua.
  • No encienda fuego en cualquier parte, hágalo en sitios autorizados.
  • Si desea quemar residuos forestales, solicite el permiso correspondiente y tenga en cuenta todas las recomendaciones.
  • Existen temporadas en las que no se pueden quemar residuos forestales, respete estos ciclos.
  • Nunca deje el fuego solo, ni por un instante.
  • Tenga cerca del fuego recipientes con agua.
  • No arroje ni deje residuos en bosques y lugares de acampada, las latas y botellas de cristal, pueden actuar como una lupa y provocar incendios.
  • Prepare bien el sitio antes de empezar a hacer fuego, se deben de colocar piedras alrededor de la hoguera o fuego y hacer un pozo en el suelo para que el fuego quede “hundido” en la tierra, despejar de hojas y ramas los alrededores. Si es posible, armar una pared o protección con piedras del lado de donde viene el viento.
  • Nunca hay que hacer fuego debajo de los árboles.
  • La forma correcta de apagarlos es con abundante agua, después hay que remover las cenizas para verificar que no queda ninguna brasa, echar agua a las piedras del fogón y alrededor de la hoguera o brasa, el lugar de la fogata debe quedar frío.
  • Si se va a usar leña del lugar, se debe elegir la que está caída y seca, libre de hojas.
  • En el fogón hay que procurar mantener un fuego pequeño.
  • El fogón debe estar cerca de lugares con agua.
  • Si se va de campamento, lo más práctico, limpio y seguro es usar calentador.

En caso de Incendio

¿Que debes de saber?

Un incendio forestal se produce cuando un fuego se extiende descontroladamente por una masa arbórea. En ocasiones afectan a grandes extensiones de bosques y provocan daños considerables en los ecosistemas. Hay múltiples causas que pueden producir incendios. Pueden tener origen natural en la caída de rayos o erupciones volcánicas, sin embargo, la mayoría de ellas se producen por causas entrópicas (mano del hombre). Las más frecuentes suelen ser las negligencias en las tareas agrícolas, el uso recreativo inadecuado de nuestros montes y el vandalismo que da lugar a un número cada vez mayor de fuegos imprudentes o intencionados.

El relieve de Canarias en las islas con masas boscosas con frecuentes laderas y barrancos puede ayudar a que los incendios se propaguen con rapidez. Algunas condiciones ambientales como la abundancia de materia vegetal seca en el suelo de los montes o la aparición de situaciones atmosféricas extremas: altas temperaturas, ausencia de humedad ambiental o fuertes vientos facilitan la aparición de incendios.

¿Qué hacer para evitar los incendios?


    1342445340132_incendio_tenerife7
  • Si observa un incendio forestal o una columna de humo, avise a las personas que viven cerca y comuníquelo al teléfono 112. No intente apagarlo por sí mismo.
  • Mantener la franja de seguridad (preferentemente suelo mineral, arena o picón) recomendada por la normativa en torno a viviendas e instalaciones que puedan generar chispas o propensas a producir un fuego, mantener limpias y libres de vegetación.
  • Si se hace fuego en lugares autorizados (manteniendo la franja de seguridad recomendada) asegúrese de que al marcharse quedan apagados con agua y tierra y no abandone los rescoldos hasta que dejen de humear.
  • En caso de condiciones meteorológicas que favorezcan la propagación de incendios, absténgase de encender fuego o actividades que los puedan generarlo como el caso de: fuegos artificiales, soldadura o cortes, motosierras etc.
  • No fumar mientras se trabaja, camina o realiza actividades en el campo. Fume sólo en sitios propicios, sin viento y donde lo pueda apagar con seguridad. Recuerde llevarse sus colillas.
  • En caso de excursión advierta de la ruta que va a seguir a las autoridades de la zona evitando las épocas de alto riesgo.

¿Cómo protegerse de un incendio?

  • Observe la dirección del fuego y prevea una salida de escape.
  • La ropa le protegerá si la humedece.
  • Respire con un pañuelo húmedo tapando boca y nariz.
  • Vigile el viento, un cambio puede hacer que el fuego le rodee, vaya siempre en sentido contrario.
  • Trate de ir a las zonas más desprovistas de vegetación.
  • No huya del fuego ladera arriba, es mejor pasar por los flancos o zonas ya quemadas no se dirija hacia barrancos, hondonadas o agujeros, procure quedarse junto a cortafuegos o barreras naturales (carreteras).
  • No conduzca a través del humo. Sitúe su vehículo en un lugar sin vegetación, alejado del fuego y encienda las luces.
  • Si el fuego le rodea sitúese en tierra ya quemada.
  • Manténgase informado, conserve la calma y obedezca las instrucciones de los agentes forestales o de protección civil.

Según su mecanismo de propagación, los incendios pueden ser: (breve descripción)



2El incendio de Tenerife afecta a 1.800 hectáreas y tiene dos frentes activosSuperficiales: Afectan a vegetación de bajo porte (pastizales, matorrales, y la base de los árboles). Según distintos factores ambientales (composición y densidad de la vegetación, orientación e inclinación de la pendiente, velocidad del viento, etc.), pueden ser más o menos intensos, pero por lo general suelen liberar menor energía térmica que los incendios que se propagan por el arbolado.


De copas, dependiente de superficie: El fuego asciende por las ramas bajas de los árboles, hasta alcanzar la copa. Sin embargo, su transmisión sigue siendo básicamente superficial debido, por ejemplo, a que el arbolado es disperso y las copas están demasiado distanciadas entre sí.
1

De copas, independiente de la superficie: La transmisión tiene lugar a través de las copas de los árboles, los cuales forman una masa lo bastante densa. La cantidad de calor generado es muy grande, de modo que este tipo de fuegos origina su propio sistema de corrientes de aire que tienden a alimentar las llamas y facilitar su propagación. Por este motivo, constituyen los incendios más peligrosos y destructivos.

Los efectos desfavorables del fuego sobre los ecosistemas forestales son diversos, y su importancia crece con la frecuencia de los episodios incendiarios en una misma zona. Si no transcurre el tiempo necesario para que el bosque se recupere de modo natural, se produce una degradación progresiva del mismo, y con él, de los suelos sobre los que se desarrolla.

3

A grandes rasgos, y centrándonos en el suelo como parte de los ecosistemas forestales, estos efectos son entre otros, los siguientes:

Se produce una pérdida importante de materia orgánica del suelo, por la combustión. Ello produce una desestabilización de los agregados, y una disgregación progresiva de los mismos. La materia sólida puede así ser eliminada del suelo por la acción erosiva del agua de lluvia o del viento.

Se forman superficies hidrofóbicas, debido a la formación de sustancias orgánicas repelentes al agua, así como por la modificación de determinados componentes minerales, especialmente minerales amorfos. El suelo no se moja en contacto con el agua, lo que facilita su pérdida por erosión.

Si la pérdida de suelo y de materia orgánica son elevados, ello implica un empobrecimiento en nutrientes. Por lo tanto, el suelo pierde fertilidad. Muchos organismos mueren por la acción del calor, lo cual supone una disminución de la actividad biológica del suelo. Esto, naturalmente, puede afectar negativamente a los ciclos biogeoquímicos de numerosos elementos, los cuales dependen de la biota del suelo.
Barranco del Infierno
El Gobierno canario declara la situación de emergencia por el incendio forestalSin embargo, no todo es negativo en lo que al fuego se refiere. Cuando los incendios se deben a causas naturales (algo que cada vez ocurre con menos frecuencia), ayudan a mantener la salud del bosque, gracias a la movilización de nutrientes y a la acción controladora que el fuego ejerce sobre las plagas forestales. Además, los incendios de baja intensidad contribuyen a mantener carbono en el suelo, impidiendo así su volatilización y pérdida en forma de gas carbónico.

Todo esto, naturalmente, no debe servir de justificación para prender incendios de modo intencionado, ni como disculpa por una inexcusable negligencia. En cualquier caso, los incendios son parte de los bosques y las comunidades vegetales, y constituyen un fenómeno digno de ser estudiado. Las peculiaridades de los suelos de origen volcánico (suelos ándicos) hacen que estos suelos se comporten de modo peculiar ante el calor y el fuego.


¡¡ NUNCA MÁS !!

El estudio de los suelos forestales quemados forma parte de una línea de investigación principal dentro del Departamento de Edafología y Geología, denominada Degradación y Conservación de Suelos. Ya se han defendido en el Centro Superior de Ciencias Agrarias dos trabajos de fin de carrera relacionados con la temática de incendios (hay otro más en curso).

Actualmente, existe un proyecto de investigación en curso, financiado por la Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, en el que se estudian los efectos del fuego sobre los suelos afectados por el incendio que ocurrió en el NO de La Palma (Garafía, Puntagorda y Tijarafe), en el mes de julio de 2000.


Estadística de Incendios Forestales en Canarias

Enlaces de interés:
European Forest Ecosystem Research Network (EFERN).- Este site informa de todo lo relativo a investigación forestal en Europa, tal y como su nombre indica.
Fire Management Tools.- Modelos y programas de ordenador para la simulación y el estudio de la propagación y los efectos de los incendios forestales.
International Journal of Wildland Fire.- Publicación del CSIRO (Australia) sobre aspectos relativos a los incendios.
Escuela Técnica Superior de Ingeniería Agraria (ETSIA)
 
PORTADA INICIO Isla de Tenerife "Vívela" .
© Copyright - Derechos Reservados L. dl C.' Tenerife