Pulsa para subir

Bleriot XI el primer avión que sobrevoló las Islas Canarias


Este año se cumple el centenario desde que el primer avión llegó a las Islas Canarias, fue contratado por distintas autoridades canarias para que hiciera varias exhibiciones.

Reina Victoria
Primero las hizo en Las Palmas de Gran Canaria, hasta donde llegó el monoplano desmontado por piezas en el barco Reina Victoria Eugenia, se trataba de un Bleriot 11, pilotado por Leonce Garnier, que llegó al Archipiélago con su mujer y también con Agustín Mañero, su mecánico.

El 30 de abril de 1913, un improvisado campo de vuelo en Guanarteme, que en aquellos años formaba parte del municipio de San Lorenzo, sirvió para que despegara por primera vez en Canarias un avión modelo Blériot XI, pilotado por el francés Léonce Garnier. Su vuelo se organizó como un número más de las fiestas de San Pedro Mártir. 

Entre los días 30 de abril, 1 y 4 de mayo, siempre entre una gran expectación, Garnier completó varios vuelos de exhibición con diferentes pasajeros, e incluso se acercó hasta la vecina ciudad de Arucas, que de esta forma se convirtió en el segundo municipio canario en pasar a la historia de la aviación.

Primavera de 2013

 Bleriot XI de Léonce Garnier, despegando en los
 llanos de Guanarteme, Gran Canaria
El acontecimiento que más llamó la atención en las Islas en la primavera de 1913 parecía casi un número de circo, un espectáculo de entretenimiento. Pero fue mucho más. Fue el preludio de una de las industrias más esenciales del mundo "la aviación".

Estos inicios de la aviación en las islas, no estuvieron exentos de algunos incidentes, que afortunadamente no pasaron a mayores. Así, el mecánico que acompañaba al piloto galo, Agustín Mañero, se hirió una mano con la hélice del aparato. Por otra parte, tras completar su estancia en Gran Canaria, el avión se embarcó el día 8 hacia Tenerife. 

Las primeras alas de Tenerife

Después de volar en Las Palmas de Gran Canaria, Leonce Garnier quería ir a Tenerife volando, pero consideraron que era un riesgo, así que también se le llevó hasta allí en una embarcación, explica el comandante Gutiérrez Padilla.
El avión que vino a la Isla por primera vez lo pilotó el francés
 Leonce Garnier durante un vuelo de exhibición el 10 de mayo
de 1913, pero destrozó su máquina en el aterrizaje.
La exhibición en Tenerife resultó malparada. Tras el vuelo, que tuvo lugar cerca del polvorín de Ofra, en La Cuesta, Garnier intento aterrizar con éxito pero acabó contra un pronunciado accidente del terreno.

Eso destrozó su aeroplano y no pudo seguir con las exhibiciones en la Isla. Además, "se fue arruinado", asegura el coronel Manuel Ramos Almenara, (autor del libro sobre la aviación militar titulado, Alas Protectoras). En la zona que iba a sobrevolar el francés colocaron sillas y las alquilaban para que la gente pudiera ver los vuelos de Garnier, indica el coronel.

Sin embargo, "era como poner puertas al campo. La gente se ponía en las lomas, en los riscos... y no necesitaban pagar por sentarse en las sillas". Al final, hubo que realizar una colecta para pagar algo al piloto.
Según los datos recogidos por el historiador canario Gilberto Alemán , el Ayuntamiento de la capital tinerfeña subvencionó el espectáculo con 1.500 pesetas. En cuanto a los precios de los asientos, había que pagar nueve pesetas para sentarse en una silla durante los tres días que iba a durar la exhibición. Si se quería pagar por un día, eran cuatro pesetas.
Leonce Garnier se marchó de Tenerife sin ganar lo que pensaba y con su avión destrozado. No volvería más. Pero sí lo hicieron otros pilotos franceses para realizar exhibiciones en el Archipiélago.

El comandante Gutiérrez Padilla destaca el vuelo realizado, meses después del de Garnier, por el piloto Maurice Poumet en el Barranco de San Felipe, en el Puerto de la Cruz con motivo de las fiestas del municipio de El Puerto de la Cruz.

 
PORTADA INICIO Isla de Tenerife "Vívela" .
© Copyright - Derechos Reservados L. dl C.' Tenerife