Pulsa para subir

En busca de Valentina - Taburiente y Mestisay



Taburiente y Mestisay hacen un recorrido conjunto por su historia musical como homenaje a Valentina Hernández, la de Sabinosa, que pretende servir para el reencuentro y la reivindicación del acervo cultural canario de todos los tiempos

En busca de Valentina reivindica, a través de 30 temas emblemáticos de Taburiente y Mestisay, la figura y el espíritu de la legendaria cantadora herreña Valentina Hernández la de Sabinosa. El espectáculo conjunto cuenta con la dirección artística de Manuel González y con una banda formada por diez de los mejores músicos del Archipiélago. Se trata de una propuesta que han producido juntos y que cuenta con la colaboración de la Fundación Auditorio de Las Palmas de Gran Canaria.

Valentina era una campesina analfabeta, pero culta y dedicada a llenar el alma gracias a la música. Así, retomando la herencia musical de los canarios, Taburiente y Mestisay sitúan de algún modo la identidad de los canarios, aunque no sea físicamente.

El prestigioso responsable de haber sacado a flote una figura con la que tantos canarios se sienten identificados no es otro que Manolo González Ortega. La mitad de Mestisay y director artístico del proyecto, acompañado de artistas canarios de la talla de Olga Cerpa y Luis Morera, muestran dos formas de cantar y sentir Canarias.

Un reencuentro de talentos insulares que promete convertirse en el principio de un milagro musical que marque un antes y un después en los auditorios y teatros de Canarias. 
Su éxito les avala.



Valentina la de Sabinosa
(Fuente texto: Wikipedia)

Valentina Hernández, más conocida como Valentina la de Sabinosa, (Sabinosa, La Frontera, El Hierro, 1889 - 1976) fue una cantante española de folclore canario. Gracias a ella, se impulsó la música herreña que se dio a conocer en el resto de Canarias, e incluso en el resto de España; de hecho el cantante Victor Manuel puso voz a la versión de El Baile del Vivo interpretada por Non Trubada, que Valentina popularizase con su voz:
Arriba arriba, flor de las flores / que yo me muero por tus amores. / Salen del Morro, van pa´la Habana, / cinco navíos y una tartana. / Arriba arriba, arriba iremos, / que en allegando, descansaremos. / Tu legartillo, yo perenqué, / si tu estás gorda, Yo estoy también. / Hapa la Hapa, paloma mía, / hapa la hapa, que viene el día. / El baile del vivo no lo se bailar, / que si lo supiera ya estuviera ya.
Valentina, fue conocida en toda Canarias por su voz, pero era más popular en su pueblo por sus habilidades como comadrona. De ella, se conserva una grabación de su voz realizada tres años antes de su fallecimiento (1973). Valentina popularizó temas, además del ya citado El Baile del Vivo, como El Tango Herreño, La Meda, El Conde de Cabras y, por supuesto, El Arrorró Herreño:
Arrorró Arrorró mi niño, / Arrorró rorró rorró / rorró rorró rorró / duérmete mi niño chico / duérmete y no llores más / que vienen los angelitos... / que vienen los angelitos del cielo y te llevarán. / Arrorró rorró rorró / Si mi niño se durmiera yo le daba un regalito... / una piedrita de azúcar... / una piedrita de azúcar envuelta en un papelito. / Arrorró Arrorró mi niño / Arrorró rorró rorró / rorró rorró rorró / Y en los brazos de su madre... / Y en los brazos de su madre un pobre niño murió / y creendoen que dormía / y creendo que dormía le cantaba el Arrorró. / Arrorró rorró rorró.
Para Doña Valentina lo antiguo era lo más valioso. Tal como repetía en una copla del Baile del Santo: las costumbres de los viejos no deben de abandonarse.
Valentina está considerada como una figura legendaria del folclore canario. Era una excelente tamborilera y cantadora, que enseñaba a los jóvenes los cantos y bailes de su isla. Consiguió preservar la herencia musical que le dejaron sus padres y abuelos. Su ejemplo es único en la historia de la música tradicional canaria. Gracias a esta mujer, el folclore herreño conserva toda su pureza y todos sus misterios.
Otra faceta de Doña Valentina es que trabajaba en el Pozo de la Salud, o Pozo de Sabinosa, preparando baños medicinales. Valentina atendía a los viajeros y enfermos, junto con su marido Esdras. Eso ocurría en 1949, año en que esas aguas fueron declaradas de utilidad pública. 
 
PORTADA INICIO Isla de Tenerife "Vívela" .
© Copyright - Derechos Reservados L. dl C.' Tenerife