Pulsa para subir
    
Comparte o imprime

Alexander von Humboldt y Canarias

Mirador de Alexander von Humboldt
Alexander von Humboldt fue un aristócrata alemán que dedicó su tiempo y su fortuna al estudio de las ciencias, había nacido en Berlín el 14 de septiembre de 1769 en el seno de una familia de la nobleza prusiana. Recibió una disciplina y una educación esmerada, dirigida por profesores privados muy notables. Durante su adolescencia le instruyeron en Filosofía, Física, Idiomas, Grabado y Dibujo. Para complacer los deseos de su madre, estudió también Administración. Pero fueron sus profesores de Naturaleza y Botánica los que determinaron su vida. Porque a partir de ahí, todos sus trabajos, como alto cargo en la administración prusiana, terminaron con alguna investigación que ahora llamaríamos ecológica. . Poca gente sabe que pasó varios meses en España antes de emprender el viaje que le haría famoso, y cuyos estudios sentaron el precedente de la ecología actual. pasó únicamente seis días en la Isla de Tenerife, pero fueron muy fructíferos. Incluso tuvo tiempo de ascender al Teide, algo que en ese momento pocas personas habían hecho.

Aime Bonpland
Humboldt y Bonpland zarparon de A Coruña con la corbeta española Pizarro rumbo a las Islas Canarias, donde hicieron una escala en la Graciosa y un breve recorrido por Tenerife entre el 19 y el 25 de junio de 1799. Ascendieron al cráter del pico del Teide y realizaron experimentos para el análisis del aire. En el Diario Humboldt anotó que pasaron «seis días en Tenerife, Santa Cruz, Laguna, Puerto Orotava y en el pico del Teide». En esta estancia canaria podemos ver con claridad la sugerente mezcla entre lo objetivo y lo subjetivo en la obra de Humboldt. En este sentido es destacable el apunte que hace al llegar al muelle de Santa Cruz, cuando entrevé entre las nubes el pico del Teide en toda su majestuosidad, complementario del que hace sobre sus mediciones con el cronómetro de Berthoud o el sextante de Ramsden, garantía métrica de lo que dice y luego compara con otros viajeros. Sobre sus sensaciones, podemos citar pasajes del Diario en los que destaca el paisaje urbano de Santa Cruz:
En las estrechas calles transversales, entre los muros de los jardines, las hojas colgantes de las palmas y de las plataneras forman pasajes arqueados, sombríos: un refresco para el europeo que acaba de desembarcar y para el que el aire del país es demasiado caluroso.

Asimismo, la estancia canaria se caracterizará por sus aportaciones botánicas, como la descripción de la violeta del Teide, especialmente a la geografía de las plantas. Humboldt representaría la Geografía de las plantas aplicada al Teide en un interesante dibujo publicado en el atlas del viaje como Tableau physique des Iles Canaries. Géographie des Plantes du Pic de Tenerife, fundado además en las observaciones de Leopold von Buch y Christian Smith. Las observaciones astronómicas hechas en Canarias fueron publicadas por Jabbo Oltmanns en 1810 en París como Recueil d’observations astronomiques, d’operations trigonométriques et de mesures barométriques.
Hay que destacar las preciosas descripciones de las Islas Canarias, donde además de sus valoraciones sobre temas de gran trascendencia científica como el vulcanismo o la geografía vegetal, nos dejó unas bellas páginas sobre la población aborigen y la sociedad canaria de finales de siglo. 

Friedrich Wilhelm Heinrich Alexander von Humboldt (14/09/1769 - 6/05/1859)
Explorador y experto en ciencias naturales, uno de los fundadores de la moderna geografía. Hijo de un noble prusiano y hermano del filósofo Wilhelm von Humboldt, se educó en Göttingen y en la escuela de minas de Friburgo. En el cargo de director de Minas del Principado de Bayreuth (1792-1797) realizó investigaciones en muchos campos, entre ellos la botánica y la geología. También continuó los estudios de Galvani sobre la electricidad muscular y nerviosa e hizo mucho por perfeccionar las técnicas mineras y las condiciones de trabajo en las minas. Tras dimitir de dicho cargo viajó durante cinco años por Sudamérica, donde trazó la conexión entre los ríos Amazonas y Orinoco, estudió la vida animal y vegetal e hizo observaciones meteorológicas, entre ellas el tránsito de Mercurio. También estudió las propiedades del guano, introduciendo así una importante fuente nueva de fertilizantes. 

Estancia en Tenerife 
(19 de junio de 1799) 
Llegó a Tenerife a bordo de la corbeta española Pizarro saltando el cerco de cuatro navíos ingleses que habían apresado a varios viajeros del navío Alcudia el día anterior. Había planeado un viaje a Egipto coincidiendo con la campaña de Napoleón, pero la protección que recibió en Madrid del ministro Urquijo le hiza cambiar sus planes por el más ambicioso viaje sudamericano. Se presentó al comandante general Perlasca, sucesor del célebre general Gutiérrez, y salió con Bonpland a herborizar por las cuestas cercanas al castillo de Paso Alto. Al amanecer inició su viaje a La Laguna. Visitó el Jardín de Aclimatación donde trabajaba el marqués de Villanueva del Prado. Pasó la noche en el Puerto de la Cruz e inició con sus instrumentos la subida al Teide en la que ya le habían precedido Feuillée (1724), Heberden (1752), Malouin (?), Borda (1776) y Macartney (1792).

"la cumbre del Pico de Tenerife, cuando una capa horizontal de nubes de una blancura deslumbrante separa el cono de las cenizas de la meseta inferior, y cuando, de repente, de resultas de una corriente que sube, la vista puede al fin penetrar desde el mismo borde del cráter, hasta las viñas de La Orotava, los jardines de naranjos y los grupos frondosos de plataneras del litoral". (Humboldt. Kosmos)

Una carta del barco anunciando el retraso de la salida le permitió visitar los lugares cercanos y frecuentar la sociedad de La Orotava. De regreso en La Laguna, el cónsul de Francia y naturalista Broussonet ofreció encargarse del envío de las colecciones hechas en Tenerife. Escribió a su hermano "Me voy casi con lágrimas en los ojos. Quisiera venir a vivir aquí". Volvió a embarcarse en Santa Cruz de Tenerife.

"Los habitantes de Canarias ofrecen los rasgos característicos de la población montañesa e insular a la vez. Para apreciarlos debidamente, no basta con verlos en su misma patria, donde grandes dificultades entorpecen el desarrollo de la industria: hace falta verlos en las estepas de la provincia de Caracas, encima de los Andes, en las campiñas abrasadas de las islas Filipinas, por todas partes en donde, aislados en medio de regiones desiertas, han tenido la oportunidad de hacer muestra de esta energía y de esta actividad, que son la verdadera riqueza del colono". (Humboldt. Voyage)

En su libro Voyage dedica unas sesenta páginas a manifestaciones sísmicas, vegetación y geografía humana recogidas en su estancia en Tenerife. La insistencia de Humboldt determinó el posterior viaje de su amigo Leopold von Buch, autor de un moderno tratado de la geografía física de Canarias. La genial intuición de Humboldt le hizo desarrollar las bases de la fitogeografía observando las cinco capas de vegetación que había registrado Boissieu de La Martinière, botánico de la expedición de La Pérouse en 1785.

CRONOLOGÍA DEL VIAJE POR ESPAÑA DE HUMBOLDT EN 1799

Pulsa mapa para ampliar
5 de enero: Tras decidir en diciembre de 1798 dirigirse a España y a América, procedentes del sur de Francia, tras desistir de un viaje al Próximo Oriente, Humboldt y Bonpland cruzan la frontera española procedentes de Perpignan y llegan el 7 de enero a Gerona y al día siguiente a Barcelona.

28 de enero: Inicio del viaje a Madrid: Cambrils (30 de enero), Valencia (5 a 7 de febrero), Almansa, Albacete, El Provencio, Quintanar de la Orden, Alcázar de San Juan, Corral de Almaguer, Ocaña, Aranjuez y Valdemoro.

23 de febrero: Llegan a Madrid.

Marzo: Hace varios viajes a Aranjuez a visitar a Carlos IV. El día 4 inicia sus observaciones astronómicas en Madrid. El día 11 entrega a Carlos IV un memorial de sus actividades científicas para lograr el permiso para su expedición a las Américas, permiso que les es concedido el día 15.

2 de mayo: Tras pasar el mes de abril ocupado en los preparativos del gran viaje, Humboldt vuelve a Aranjuez y mide la posición geográfica del Palacio Real. El día 7 consiguen el pasaporte, expedido en Aranjuez.

Mapa de Tenerife 1779
13 de mayo: Salen de Madrid hacia El Escorial, Puerto de Guadarrama, Medina del Campo, Tordesillas, Benavente, Astorga, Puerto Manzanal, Villafranca del Bierzo, Los Nogales, Lugo, Guitiriz y Betanzos.

5 de junio: Humboldt y Bonpland zarpan desde La Coruña.

19 de junio: Llegan a Santa Cruz de Tenerife. Es la primera vez que Humboldt sale de Europa. El día 20 visitan la Orotava y La Laguna. Al día siguiente, Humboldt logra ascender al Teide. Tras hacer excursiones por La Orotava, regresan a Santa Cruz de Tenerife el día 24.

25 de junio: Zarpan de Santa Cruz de Tenerife rumbo a las Indias.

Durante cinco años, de 1799 a 1804 viajó por Venezuela, Nueva España, Guayana, Cuba , Perú y México, explorando el curso del Orinoco hasta demostrar su conexión con el Amazonas, cuyas fuentes recorrió.
Cruzó los Andes y ascendió al Pichincha y Cotopaxi. Durante este viaje pudo recoger gran cantidad de datos sobre geología, geografía, historia y costumbres de aquellos países. 

Regreso a Europa (1804) 
Una vez finalizados sus viajes se instaló en París para preparar la publicación en 30 volúmenes del material reunido en sus viajes. Para ordenar la información acumulada logró la colaboración de Cuvier y Gay-Lussac. Durante los veinte años en los que residió en París desempeñó varias misiones diplomáticas. Volvió a Prusia para ocupar el cargo de chambelán real (1827). En esta época ideó la serie de conferencias que compondrían su kosmos, un intento de descripción del mundo físico como unidad sostenida por la armonía de la naturaleza.

“El recibimiento que se me hace en las colonias españolas es tan halagador (...). Nosotros los europeos del Este y del Norte tenemos singulares prejuicios contra los españoles. He vivido dos años vinculado con todas las clases, desde los Capuchinos (porque he pasado bastante tiempo en sus misiones entre los indios Chaimas) hasta el virrey; sé el español casi como fuera mi lengua materna y, gracias a este conocimiento preciso, aseguro que la nación pese al despotismo del Estado y la Iglesia, avanza a pasos de gigante hacia su desarrollo”.
Humboldt en Tenerife
Fuente del siguiente texto y vídeo: El escarabajo verde. Emitido en TVE2 el 03 feb 2012
Ver vídeo Humboldt en Tenerife
El escarabajo verde presenta una recreación del viaje que el naturalista alemán Alexander von Humboldt, precursor de la ecología moderna realizó en 1799 a la isla canaria. Fue la última etapa antes de lanzarse a la aventura de América que le llevaría varios años y en la que contribuiría con aportaciones valiosísimas al saber científico.
Alexander von Humboldt fue un aristócrata alemán que dedicó su tiempo y su fortuna al estudio de las ciencias. Poca gente sabe que pasó varios meses en España antes de emprender el viaje que le haría famoso, y cuyos estudios sentaron el precedente de la ecología actual. A Tenerife llegó a mediados de junio de 1799 y pasó únicamente seis días, pero fueron muy fructíferos. Incluso tuvo tiempo de ascender al Teide, algo que en ese momento pocas personas habían hecho.
El escarabajo verde rehace esa ruta de la mano de una misteriosa viajera alemana, en una aventura que mezcla la realidad y la ficción al buscar las huellas de los seis días que el científico pasó en la isla, y que, más de 200 años después, todavía permanecen.


 
PORTADA INICIO Isla de Tenerife "Vívela" .
© Copyright - Derechos Reservados L. dl C.' Tenerife