Pulsa para subir

Ojos Submarinos para vigilar el volcán de El Hierro














La Segunda fase de la campaña Vulcano analiza la evolución del volcán submarino de El Hierro, que sigue mostrando actividad
Araceli Costa (10/11/2013)
Dos años después de que se iniciara la erupción submarina al sur de la isla canaria de El Hierro, la sismicidad en la zona sigue activa, lo que «implica que no tenemos que abandonar el estudio de esta área». Quien así habla es Eugenio Fraile, científico titular del Centro Oceanográfico de Canarias, dependiente del Instituto Español de Oceanografía (IEO), e investigador principal del proyecto Vulcano, cuyo objetivo es evaluar el impacto del proceso eruptivo submarino sobre el ecosistema marino. Desde el 26 de octubre, y hasta el 10 de noviembre, Fraile ha dirigido a un equipo multidisciplinar de científicos a bordo del buque oceanográfico Ángeles Alvariño para analizar in situ la intensidad de las anomalías físico-químicas del volcán submarino surgido tras la erupción que se inició el 10 de octubre de 2011 y que se prolongó durante cinco meses.
Siguen los seísmos pero de menor intensidad
Fraile reconoce que los seísmos están bajando tanto en número como en magnitud -si bien esta misma semana la población herreña ha vuelto a sentir algunos, el mayor con una magnitud de 2,5 en la escala de Richter y que se produjo a 11 kilómetros de profundidad, según los datos del Instituto Geográfico Nacional (IGN)- pero matiza que «aunque la actividad sísmica continúa, eso no implica que vuelva a producirse una nueva erupción magmática» como ocurrió hace dos años.

Por ahora no lo ha hecho, y una de las pruebas es que el cono volcánico principal no ha seguido creciendo. Y es que en los primeros días de expedición, los levantamientos batimétricos de alta resolución relizados permitieron concluir que la cima del volcán se encuentra a 87 metros con respecto a la superficie, igual que en marzo de 2013, tres metros más superficial que la anterior cartografía de diciembre de 2012.

Ocho conos secundarios

Asimismo, frente a los seis conos secundarios contabilizados en la primera campaña del proyecto Vulcano (marzo de 2013), ahora son ocho, «alineados a lo largo de una fisura eruptiva», explica el geólogo a bordo Juan Tomás Vázquez. Estos conos -matiza Vázquez- son mucho más pequeños que el cono principal, que en la base tiene aproximadamente 1 kilómetro de diámetro. Todos estos datos y mediciones servirán para realizar una nueva y completa cartografía del volcán.

En esta segunda fase de la campaña se comprobó si el proceso dedesgasificación del volcán submarino continúa activo. «En marzo de 2013 se terminó que el 100% del gas emitido era CO2», explica el responsable de Vulcano. Para ello los investigadores colocaron una boya de grandes dimensiones que midió en tiempo presente parámetros como temperatura, salinidad, pH, concentración de oxígeno disuelto y la presión parcial del CO2. La boya satelital Vulcano es un instrumento flotante de unos cuatro metros de altura y dos de diámetro, consensores de altísima precisión y resolución. Los datos fueron recogidos en intervalos de tres horas.
Boyas con sensores y vehículos de observación remota
Además, en esta ocasión, los investigadores de Vulcano contaron con un VOR (Vehículo de Obervación Remota), el cual lleva alojado una cámara acuática de altísima resolución. El objetivo era observar si el proceso de desgasificación continuaba activo en el cono principal y en los distintos conos secundarios. «Le pondremos cara a todo lo que ya hemos muestreado con los sensores del barco, esperando ver ese proceso de desgasificación que produce anomalías en las propiedades físico-químicas».

Asimismo, se realizaron extracciones de material sólido sobre el cráter y colada lateral para conocer la evolución de la colonización faunística del nuevo fondo marino. «En todo ese nuevo sustrato la vida quedó aniquilada al cien por cien -explica Fraile-, y ahora tiene que ser colonizada nuevamente. En el primer dragado que hicimos en marzo pasado vimos que las rocas empezaban ya a tener microorganismos colonizadores, y en el último dragado que hemos hecho estos días hemos visto que esos organismos son de mayor tamaño, que el sistema se está recuperando, lo que es una muy buena noticia».
El futuro de la investigación
Los datos recogidos por el proyecto Vulcano -así como los del proyecto Bimbache, también liderado por Eugenio Fraile- son muy valiosos, y constituyen la serie temporal más larga de un evento de este tipo a nivel mundial. «Somos unos privilegiados ya que pudimos medir este evento desde el momento cero, en el máximo auge del fenómeno, durante el proceso de desgasificación y vamos a continuar con una nueva campaña en 2014. Nuestra intención es alargar el estudio lo máximo posible, no interrumpiendo así la evolución de la serie temporal», reclama el investigador principal del proyecto Vulcano, que forma parte del Plan Nacional y está financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad y fondos FEDER.
Fuente ABC
 
PORTADA INICIO Isla de Tenerife "Vívela" .
© Copyright - Derechos Reservados L. dl C.' Tenerife