Pulsa para subir
    
Comparte o imprime

Breve descripción de el Puerto de la Cruz



  Puerto de la Cruz  se sitúa en el norte de la isla de Tenerife, en el Valle de La Orotava, limitando con los municipios de Los Realejos y La Orotava y tiene una extensión de 8,73 km², siendo el municipio más pequeño de la comunidad autónoma de Canarias. El casco urbano se encuentra a 9 metros sobre el nivel del mar, estando el punto de mayor altura del municipio al pie de la Montaña de los Frailes, junto a la carretera de La Montaña. Fue aquí en el Puerto de la Cruz, donde comenzó el turismo en Canarias.

  Sus habitantes son conocidos como portuenses, y en algunos casos se les generaliza como «ranilleros», pero originalmente este gentilicio pertenecía solamente a los del barrio de la Ranilla dentro del mismo pueblo y de fuerte tradición pesquera.

  Los orígenes de el Puerto de la Cruz, se remontan a principios del siglo XVI, pues ya en 1502 existía actividad portuaria en el litoral portuense, si bien el núcleo de población dependía de La Orotava. En su origen fue un poblado de pescadores que fue creciendo a medida que se incrementaba el comercio local. El comercio del azúcar dio paso al del vino, estableciéndose su auge de exportación en la segunda mitad del siglo XVI, propiciando un proceso de desarrollo social y económico.

  • Fue denominado en origen como Puerto de la Orotava, por ser el principal punto de embarque del referido valle, aunque ya desde finales del siglo XVI, se le denominaba también como Puerto de la Cruz, por haber plantado los nuevos colonos en el recién construido muelle una cruz.;

En el siglo XVIII, dentro de un proceso de decadencia general, es el período más importante de la historia de la ciudad. Se convierte en el principal puerto de mar, al ser destruido  el puerto de Garachico por un volcán. Se construyen las grandes casas y obras públicas como el Jardín Botánico.
En el año 1886 en este pequeño puerto del valle de La Orotava se estableció el primer sanatorio del archipiélago para acoger a los turistas enfermos. Fue además el primer centro turístico español de ámbito europeo.
Pero es a partir del siglo XX, cuando el Puerto de la Cruz deja de ser el enclave portuario, ya que aparece el muelle de Santa Cruz, como puerto principal de la isla. En ese mismo tiempo comenzaron las construcciones turísticas, comenzando la expansión que conocerá el Puerto de la Cruz en los años 60 con la llegada masiva de turistas.

  Puerto de la Cruz ha sido a lo largo de su historia una de las ciudades más activas de Canarias desde el punto de vista cultural. Es difícil encontrar una ciudad de playa con tanta inquietud por la cultura. Ese rasgo característico tiene mucho que ver, sin duda, con la importancia comercial que adquirió su puerto en el siglo XVIII, un puerto pequeño que fue en realidad una gran puerta abierta a las ideas de la Ilustración que llegaban de Europa. Se dice que aquí llegaron en barriles, por barco y antes que a la Península, varios ejemplares de la revolucionaria Enciclopedia Francesa.

 Aparecieron los primeros periódicos, animadas tertulias culturales, bailes de sociedad y conciertos musicales a cargo de intérpretes llegados de Londres y París.

Otra herencia de la Ilustración fue la creación del Jardín Botánico y de Aclimatación, por orden del Rey Carlos III. Hubo durante mucho tiempo un contacto permanente con lo mejor de la cultura europea.

Numerosos comerciantes extranjeros, ricos y cultos, terminaron afincándose en el lugar. Todo eso marcó el estilo de una ciudad cosmopolita, burguesa y liberal.


Esa semilla germinó, dio fruto y por eso, hoy, el Puerto de la Cruz es mucho más que sol y playa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
PORTADA INICIO Isla de Tenerife "Vívela" .
© Copyright - Derechos Reservados L. dl C.' Tenerife