Pulsa para subir

La Gomera, el arca de la biodiversidad

Nieblas del Cedro - Foto: Rincones de Canarias - Autor: Pedro Hernández Rodríguez
La infinita laurisilva

Con una superficie de 4.000 ha, La Gomera acoge la mayor muestra mundial de este ecosistema y es un arca de la biodiversidad, pues el 25% de las plantas son endémicas. La ilusión de un paraje de fábula se acrecienta por la llamada lluvia horizontal, un fenómeno propiciado por los vientos alisios. En realidad no llueve, pero las superficies del bosque están húmedas o son resbaladizas. De repente se filtra un rayo de luz entre las copas de los árboles y el paisaje se reviste de brillos diamantinos. No hay cámara que capte la belleza de ese instante.


Ermita de Lourdes - Foto: Tagumerche
Para conocer a fondo Garajonay hay que caminar, y el paseo de 6 kilómetros que conduce a El Cedro es el más emblemático de la isla.
Esta secular aldea en el corazón del bosque permite visitar además la ermita de Lourdes y disfrutar del salto de agua más alto de Canarias (200 metros).
Con un poco de suerte es también un buen lugar para escuchar a los cabreros comunicarse mediante el silbo gomero, un lenguaje a base de "chiflidos" propio de los guanches.



La cultura y la sociedad de la Gomera

Desde El Cedro se aprecia también el fértil valle de Hermigua, donde finalizo la tarde disfrutando de los vertiginosos bancales creados en los barrancos para ganar tierras de cultivo. Pernocto en Hermigua y dejo para mañana el museo etnográfico de La Gomera, visita clave para entender la cultura y la realidad social.

A media hora en coche por sinuosas carreteras se encuentra Vallehermoso, en cuyo barranco crece el mayor palmeral de la isla. Subiéndose a las copas de las palmeras y raspando el cogollo central los agricultores recolectan su savia, con la que elaboran el guarapo o miel de palma, producto exclusivo de la gastronomía gomera. Nada hay mejor para acompañar una deliciosa tapa de queso de cabra frito.

  • Delfines y ballenas. La Gomera es una de las zonas del planeta con la población permanente de cetáceos más diversa, hasta 29 especies: ballenas piloto, cachalotes, delfines mulares y calderones son los más comunes. Las salidas en barco entre Playa de Santiago y Valle Gran Rey permiten observarlos a decenas. Foto: AGE FOTOSTOCK

La posición resguardada entre las demás islas Canarias, pero al mismo tiempo adentrada en el océano Atlántico, convierte a La Gomera en una zona de paso habitual para cetáceos como los cachalotes, los calderones tropicales y hasta cinco especies de delfines. Del puerto de Valle Gran Rey, el segundo más importante, parten la mayoría de las embarcaciones para avistar cetáceos. Esta ciudad, ubicada en el oeste de la isla, posee un clima más soleado que San Sebastián y sus viviendas tradicionales, encajadas entre palmeras y peñascos, constituyen un lugar encantador para hospedarse.


Como colofón al viaje, si el mar está en calma se puede realizar una excursión de cuatro horas en barco alrededor de la isla y disfrutar así de Los Órganos, una muralla de 200 metros de columnas basálticas que salen de las profundidades del mar hasta alcanzar 80 metros de altura en un acantilado. La visión de estas formaciones es la despedida perfecta, pues destilan la fuerza agreste, salvaje y mística que está latente en toda la isla.

Si quieres ver más de la Gomera, puedes visitar su web: Turismo La Gomera

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
PORTADA INICIO Isla de Tenerife "Vívela" .
© Copyright - Derechos Reservados L. dl C.' Tenerife