Pulsa para subir

Mirador de San Antonio, La Gomera



EL ORO LÍQUIDO. BENDICIÓN Y RAÍZ DE CONFLICTOS

El derecho al agua siempre ha sido fuente de conflictos. Y La Gomera no es una excepción. En este caso, te encuentras junto al recordatorio de uno de los más sonados que tuvieron lugar a lo largo de la historia insular, cuyo recuerdo permanece hasta hoy. Las aguas de Valle Gran Rey nacen del risco de Guadá y su aprovechamiento se encuentra repartido entre los bancales del Valle Alto, dedicados a la agricultura de subsistencia, y los terrenos del Valle Bajo, dedicados al cultivo del plátano para la exportación. 

El reparto se realizaba del siguiente modo: el agua pertenecía al Valle Alto hasta que la sombra de las montañas se proyectaba sobre una higuera situada en este punto, donde hoy se levanta la ermita. Este era el límite. A partir de ese momento, comenzaba el turno del Valle Bajo. 

En 1948, los vecinos del Valle Bajo acusaron a los del Valle Alto de superar el límite establecido, y apropiarse de una cuota de agua de riego que no les correspondía. Fueron momentos convulsos, con el pueblo dividido y en pie de guerra. 

Finalmente, los habitantes de Guadá ganaron el juicio. Habían prometido construir una ermita en honor a San Antonio si el proceso se saldaba a su favor. Y cumplieron su promesa.


DOS ESCENARIOS DE UN MISMO CONFLICTO

A la derecha, los manantiales de Guadá, que afloran en el risco homónimo y permiten la proliferación de vegetación, además de proporcionar el agua que el pueblo de Valle Gran Rey ha utilizado siempre para el riego de sus terrenos de cultivo. A la izquierda, la ermita de San Antonio, construida en 1949 por el pueblo de Guadá para recordar el final de la “Guerra del Agua”.




www.miradoreslagomera.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
PORTADA INICIO Isla de Tenerife "Vívela" .
© Copyright - Derechos Reservados L. dl C.' Tenerife