Pulsa para subir

Población de Tenerife tras la conquista


Con la conquista (terminada en 1496) la población aborigen sufrió una gran merma. Esta disminución no fue compensada, en los primeros tiempos del dominio español, por la llegada de personas de otras procedencias. Unos veinticinco años después de terminada la conquista, en torno a 1520, Tenerife sumaba unos nueve mil habitantes de los que unos dos mil quinientos eran guanches.

La llegada de inmigrantes (españoles, portugueses, italianos...) y los altos saldos vegetativos, provocó que, a finales del siglo XVI, su número ascendiera a unas veinte mil personas. La mitad de esta población se concentraba entre La Laguna (capital de la Isla entonces) y La Orotava. Los demás pueblos del Norte vieron también crecer la tasa de sus moradores, mientras en el sur, por contra, escaseaba la población.

Al iniciarse el siglo XVII, la Isla padeció la crisis del cultivo de la caña de azúcar y la aparición de epidemias de alta mortalidad como la fiebre amarilla o la viruela. A consecuencia de todo ello se redujo el índice de crecimiento de la población. Sin embargo, a lo largo del siglo aumentaron de forma importante los pueblos del Norte (Tacoronte, Icod, La Rambla, Buenavista, La Orotava, El Puerto de la Cruz...) mientras que la capital (La Laguna) mantuvo un incremento mucho más reducido. Fue a lo largo de la centuria cuando Santa Cruz comenzó su despegue poblacional.

Al final del mismo siglo, el número de habitantes de Tenerife ascendía a unos cincuenta y cinco mil, con un aporte significativo de algunas poblaciones del Sur como Güímar y Candelaria.



Durante el siglo XVIII tuvo lugar una nueva crisis agrícola, esta vez en el cultivo de la vid, y el crecimiento de la población se estancó, debido al flujo migratorio hacia América. Sólo en los últimos años se apreció cierta recuperación. En el año 1790 había en la Isla 14.432 vecinos, lo que suponía unos 70.000 habitantes.

Los núcleos de población más importantes eran: La Orotava con 7.544 moradores; Santa Cruz, con 7.201; La Laguna con 3.810; Tacoronte, unos 4.000; Icod de los Vinos, unos 5.000; Puerto de la Cruz, unos 4.500; Realejo de Arriba, unos 3.000; Güímar, unos 3.000; Granadilla, unos 2.000, etc.

A partir de mediados del siglo XIX ya contamos con datos más precisos sobre la población insular: en el año 1860 había en Tenerife dos ciudades, cuatro villas, cuarenta y cinco lugares, setenta y ocho aldeas y ochocientos noventa y cuatro caseríos. Ello nos da una clara idea de la dispersión poblacional que será una de las características más constantes. Había en la Isla, en el citado año, 42.661 varones y 51.048 mujeres que dan un total de 93.709 habitantes.
Nivel de instrucción, en los años centrales del siglo XIX
Notas:

  1. En el total de los que no sabían leer ni escribir están incluidos los niños que aún no tenían edad escolar.
  1. El total de los que sabían leer y escribir constituía el 10'6% de la población. En la estructura de la población, por actividades económicas, cabe señalar el predominio de los jornaleros del campo, que superaban los veinte mil; le seguía el de los propietarios con más de ocho mil individuos; los arrendatarios en torno a los tres mil; los militares unos dos mil y los sirvientes, que eran mil setecientas veintiocho varones y dos mil setecientas una mujeres. Como pobres de solemnidad figuraban mil quinientas personas.

De los treinta y dos pueblos de la Isla, treinta tenían escuela de niños y sólo dieciséis de niñas.

El Instituto provincial de La Laguna, de segunda enseñanza, contaba, en el referido año de 1860, con noventa y cuatro estudiantes; la Escuela Normal de Maestros de 1.a Laguna tenía doce alumnos matriculados; en la Escuela de Náutica, en Santa Cruz, había treinta y cuatro y en la Academia provincial de Bellas Artes, también en Santa Cruz, doscientos dos alumnos. En las últimas décadas del siglo, el cultivo del plátano y del tomate favoreció el desarrollo económico y provocó, como consecuencia demográfica, un incremento de la natalidad. Este factor, junto a la desaparición de las epidemias, favoreció el crecimiento poblacional que llegó a los 138.000 habitantes, con una densidad de unos 70/km², al comenzar el siglo XX.

Esta línea de crecimiento se mantuvo hasta mediados de la centuria actual (en 1950 había en Tenerife unas 318.000 personas).
Superada la mitad de siglo, la natalidad aumenta y con unas bajas tasas de mortalidad, el incremento poblacional se dispara, llegando a duplicarse a principios de los noventa, con una densidad de más de 300 personas/km².


Juan J. Martínez Sánchez

Datos diciembre 2018
Población Tenerife904 713 habitantes (2018)
Densidad
441,75 hab./km²
 
PORTADA INICIO Isla de Tenerife "Vívela" .
© Copyright - Derechos Reservados L. dl C.' Tenerife