Pulsa para subir

San Juan de la Rambla, Norte de Tenerife | anexo


San Juan de la Rambla | Norte de Tenerife
Ubicación

Se encuentra ubicado al norte de la isla delimitado al este por el municipio de Los Realejos, y al oeste por el municipio de La Guancha.
Tiene una superficie de 20,67 km², ocupando el 27º puesto en extensión de la isla y el 48º de la provincia






Historia

San Juan de la Rambla nació a principios del siglo XVI de mano de Martín Rodríguez, colono portugués que se trasladó junto a su esposa a vivir a lo que antes se conocía como el Malpaís de Icode y que hoy ocupa la parte baja del municipio. La ermita que levantó Rodríguez en honor a San Juan Bautista, santo al que él era devoto, dio pie a que alrededor del templo santo se estableciera muchos de sus descendientes y otras familias, que acudían a la zona atraídos por la calidad agrícola de sus tierras y la suavidad del clima. 
Poco a poco y de manera progresiva, fue creándose el pueblo en torno al Camino Real, para acabar denominándose San Juan del Malpaís. A mediados del siglo XVI, con el crecimiento escalonado del municipio, la denominación “San Juan del Malpaís” fue sustituida por “San Juan de la Rambla”, atendiendo a los dos núcleos principales de población en la zona costera: San Juan y La Rambla. La jurisdicción eclesiástica de la parroquia de San Juan Bautista, que durante el siglo XVI se desligó de la parroquia de la Concepción del Realejo Bajo para corresponder su ámbito de actuación, desde el mar hasta la cumbre y entre el barranco de Ruiz y el barranco de la Cantera, marcó los límites de la jurisdicción municipal pues en la época, como sucedió en muchos municipios tinerfeños pertenecientes al menceyato de Ycode, era la división eclesiástica la que decidía la división territorial. 
La parte alta, desde el Barranco de Ruiz hasta la Fuente de La Guancha, entraba históricamente en la zona denominada Icod de los Trigos, pero el cambio de jurisdicción eclesiástica de la Parroquia del Realejo Bajo a la Parroquia de San Juan Bautista propició que la zona fuera ligada a San Juan de la Rambla. 
A finales del siglo XVIII la zona dejó de conocerse como Icod de los Trigos y empezó a ser conocida como San José gracias a la creación de la ermita en honor al Santo. En 1925, el Rey Alfonso XIII concede al municipio el título noble de Villa, pasando entonces a denominarse oficialmente Villa de San Juan de la Rambla. En 2004 el Cabildo de Tenerife, a instancias del ayuntamiento ramblero, acuerda el cambio de capitalidad del municipio desde el casco de San Juan al barrio de San José, a pesar de la oposición de algunos vecinos.

Descripción

El nombre del municipio se compone de la denominación de los dos núcleos originales: San Juan y La Rambla. 
Ocupa una superficie de 22,66 km2 y su capital se enclava a una altitud de 100 metros sobre el nivel del mar. 
En el pasado estuvo habitado por los aborígenes canarios, hoy San Juan de la Rambla conserva numerosos rincones que desbordan tipismo y donde abundan los balcones canarios. 
San Juan de la Rambla es un bello pueblo emplazado entre barrancos, escarpes rocosos y el mar en el norte de Tenerife. Se encuentra formada por seis núcleos poblacionales.
En la actualidad, San Juan de la Rambla, puerta de la Comarca Noroeste de Tenerife, ha experimentado una enorme evolución, no sólo a nivel poblacional (supera ya los 5200 habitantes), sino también en oferta comercial, turística, histórica y cultural. Su calidad de vida, clima y su naturaleza variable, en pocos minutos se cambia de playa a monte, hacen que San Juan de la Rambla sea uno de los municipios referencia de Tenerife. 
La combinación cuidada entre vida costumbrista y moderna se presentan como un atractivo tanto para residentes como para visitantes.

Símbolos

Bandera de San Juan de la Rambla | Norte de TenerifeBandera
La bandera municipal de San Juan de la Rambla es un paño blanco, con su mitad inferior cargada con cinco franjas onduladas azules. Al centro, el escudo municipal. 
Aprobación: Orden de la Consejería de Presidencia del Gobierno de Canarias de 10 de febrero de 1993.

Escudo Heráldico de San Juan de la Rambla | Norte de TenerifeEscudo
El escudo heráldico del municipio se aprobó por Real Decreto de 13 de noviembre de 1981, siendo su descripción: de azur, sobre ondas de plata y azur, con el Agnus Dei de plata, con la cruz de oro y la cinta de plata, acampado en el campo diestro del jefe, de una venera de oro. Al timbre, Corona Real cerrada. La simbología del escudo representada por la venera y por el Agnus Dei alude a San Juan Bautista, patrón del municipio, mientras que las ondas de azur y plata hacen referencia a su litoral y a su tradición marinera

Naturaleza

En el municipio la mayor parte de la superficie ha perdido su vegetación natural a consecuencia de las actividades humanas, conservándose aún algunos ejemplos de la misma.
En la costa, acantilada y rocosa, se desarrolla la comunidad típica del litoral canario compuesta por tomillo marino y lechuga de mar.
En las antiguas tierras de cultivo crece vegetación de sustitución formada por inciensos, vinagreras y jaguarzos .
En los acantilados y riscos de la zona baja del municipio se localizan algunas muestras de cardonal compuesto por el cardón con guaidiles , así como comunidades de bejeques con pipes y matorrales de leña negra y granadillo, indicativos de los antiguos dominios del bosque termófilo canario.
Los cauces de los barrancos se hallan cubiertos por zarzales y cañas, destacando en este sentido las laderas del barranco de Ruiz, cubiertas de fayal-brezal y monteverde seco, así como con ejemplares de sauce canario.
En las medianías y cumbres se desarrollan el fayal-brezal y el pinar de, mientras que en las áreas más elevadas del municipio se encuentran matorrales de retama del Teide, rosalito de cumbre y alhelí del Teide.
El municipio cuenta con uno de los árboles monumentales de interés insular de Tenerife, el conocido como Pino del Molino de Viento, ejemplar de pino canario de 25 metros de altura y un perímetro de 512 centímetros.

Espacios protegidos
San Juan de la Rambla cuenta con parte de los espacios naturales protegidos del Paisaje Protegido de Campeches, Tigaiga y Ruiz, del Sitio de Interés Científico del Barranco de Ruiz, del Parque Natural de la Corona Forestal y del Parque Nacional del Teide. Todos estos espacios se incluyen además en la Red Natura 2000 como Zonas Especiales de Conservación y Zonas de Especial Protección para las Aves.
Asimismo, la franja litoral entre la zona de Las Puntas, en La Guancha, y la punta del Guindaste, en Los Realejos, está declarada Zona Especial de Conservación por la presencia de hábitats de cuevas marinas sumergidas o semisumergidas. El municipio cuenta además con el Monte de Utilidad Pública denominado Pinar

Población

San Juan de la Rambla, se encuentra formada por seis núcleos poblacionales, tres al borde del mar como Las Aguas, La Rambla y San Juan y otros que casi se adentran en el Parque Nacional del Teide,como San José, La Vera y Las Rosas. A 1 de enero de 2013 San Juan de la Rambla tenía un total de 5.110 habitantes, ocupando el 25º puesto en número de habitantes de la isla de Tenerife y el 31º de la provincia de Santa Cruz de Tenerife. La población relativa era de 247,22 hab./km²

Núcleos poblacionales

Es el barrio más joven del municipio, constituido en la segunda mitad del siglo XVIII tras la construcción de la ermita de San José (que pasaría a ser designada Parroquia a mediados del siglo XX) que junto a la plaza forman el núcleo de la zona alta del municipio. 
La historia del barrio relata la tradición agrícola que sus habitantes usaban como sustento económico y que ha dado lugar a la creación de las fuentes de agua que servían como dispensador de este escaso elemento de la época y que en la actualidad constituyen un atractivo turístico, como pueden ser la Fuente de la Zarza en El Pino o la Fuente de Pedro, distinguida por la calidad de su agua y que a día de hoy sirve de sustento acuífero para una gran parte del barrio. 
San José concentra el mayor índice de crecimiento poblacional y el tejido comercial del municipio siendo la principal sede económica y de negocios de la Villa, por lo que podemos encontrar modernas urbanizaciones que conviven con caseríos históricos como Los Quevedos y La Portalina que dejan la huella de los primeros habitantes de esta zona o El Pino, lugar conocido por monumentos naturales como el impresionante ejemplar de pino canario milenario que corona el lugar. 
 La constante evolución del barrio ha permitido que San José sea también la referencia en educación del municipio, pues es el lugar donde se encuentra situado el Instituto de Educación Secundaria como referencia principal entre los centros educativos municipales.

El casco del municipio, declarado Bien de Interés Cultural por la Consejería de Educación en 1993, es considerado como uno de los cascos históricos más bellos de Tenerife. Situado entre el barranco de la Chaurera y la Cantera, y entre el risco del Mazapé y la zona costera.
Es un lugar que conserva una belleza inusitada, con rincones con referencias a la tradición canaria demostrada en sus plazas, casonas, capillas o balcones que conservan vestigios y demostraciones de la espectacularidad de la arquitectura de la época. Cercano a la costa, está rodeado por verde vegetación que cierra su crecimiento pero no su desarrollo, por lo que este marco le confiere un encanto especial para su descubrimiento y paseo.
El principal atractivo del Casco Histórico es el encanto de cada una de sus calles y callejones y el disfrute para los sentidos que supone la visión de cada rincón, la mezcla entre naturaleza y construcciones históricas, desde el Templo Parroquial hasta las casa de los Cué, hasta las edificaciones de las familias Díaz-Llanos, Oramas, la llamada “casa de piedra” o el paseo por sus plazas y plazoletas, llenas de encanto. Cruzado en la actualidad por la bella Avenida José Antonio Oramas que ejerce de columna vertebral, el Casco fue constituido en sus orígenes alrededor de dos calles principales, la conocida como “La de Arriba”, el llamado Camino Real y “La de Abajo”, entre las cuales se encuentra el conjunto de edificios demonizados BIC.

Es el barrio más grande del municipio, es conocido así por su situación especial al borde del Barranco Ruiz.
Con una base agraria, se alza como el barrio con las mejores tierras para el cultivo, produciendo una extensa variedad de hortalizas, cereales y sobre todo papas, famosas por su textura y color.
Entre su estructura se encuentran tres caminos principales que dividen su orografía: La Vera Alta, la Vera Baja y el Mazapé, que se convierte en la mayor concentración de terrenos de cultivo de la zona.
Sus viviendas, la mayor parte de construcción moderna o de reforma reciente conviven con el entorno agrícola y con la ermita en honor a San Felipe Neri y plaza de La Vera que coronan el barrio.
Destacan las increíbles vistas que se pueden apreciar desde la orilla de La Vera hacia el Barranco Ruiz así como el que se puede apreciar desde El Mazapé sobre San Juan y la costa norte de Tenerife.
Sus propias calles, los senderos naturales habilitados para su disfrute y lugares entrañables como los antiguos Lavaderos de La Vera hacen que este barrio sea una visita obligada dentro del municipio.

En sus comienzos, el lugar era conocido por su paisaje rocoso, seco y volcánico. La propia secura del paisaje junto al contraste de manantiales naturales y fuentes le dio el nombre que el barrio tiene ahora, surgido de la propia importancia que se le dio al agua en la zona.
En la actualidad es un pintoresco barrio junto al mar que baña la costa de San Juan de la Rambla, construido sobre los restos de un antiguo brazo de lava volcánica. Sus casas blancas producen un magnífico contraste de colores junto a la negrura de las rocas, el verde de las plantaciones y el intenso azul del mar.
Las Aguas es también testigo directo de las escarpadas terrazas de los Alenes y el majestuoso risco del Mazapé.
Cruzada por la Avenida de Las Aguas que une San Juan con el centro del barrio, es la puerta al mar del municipio, conservando una playa de callaos y un embarcadero, así como el Roque que armoniza con el paisaje.
El olor a salitre, como punto fundamental de su propio paisaje complementa una oferta que va desde una exquisita gastronomía a unas vistas al mar que hacen de los paseos eventos inolvidables.

Este barrio es llamado así por su propia historia, pues en la antigüedad era una zona con una amplia densidad de zarzales, maleza y monte bajo que tuvo que ser “rozado” para la eliminación de toda esta vegetación que impedía la utilización de sus terrenos para el cultivo. Situado en la parte alta del municipio, al borde del barranco de la Chaurera, se ensancha a lo largo de un camino que sale desde la carretera que une Los Realejos y La Guancha y llega hasta La Corona. La ermita en honor a Santa Rosalía y la plaza son el meridiano de un barrio eminentemente residencial, aunque en la actualidad todavía se conserva el brote agrícola que deja patente que el sector agrario sigue siendo el pulmón del municipio. La Casa Grande junto al Lomo de las Suertes se alza como uno de los grandes encantos del barrio. Siendo en su pasado la residencia de la familia Oramas, es hoy un vástago del pasado que sobrevive para su admiración.

Este barrio, presente desde los inicios del municipio, era famoso ya desde el siglo XVI por sus tierras fértiles y su abundante agua. Situado en un lugar privilegiado entre el término de Los Realejos y el comienzo de San Juan de la Rambla, en la desembocadura del Barranco Ruiz, es un remanso de paz dentro de la geografía del municipio. Al borde del Camino Real, La Rambla supone un balcón perfecto al mar y un reflejo de su pasado entre los restos de viejas haciendas situadas en la antigua Rambla de los Caballos. Su paisaje se encuentra coronado por la ermita de Nuestra Señora del Rosario, presente desde el siglo XVII, y la plaza, que está a poco más de 50 metros del nivel del mar siendo el principal centro de reunión y festejos de los vecinos, encontrándose limitada además con el Centro Cultural Rambla, antiguo Teleclub, que manifiesta el carácter especial y afable de los habitantes de este barrio donde predomina la cooperación vecinal y el amor por su geografía. De especial interés turístico, la estrecha relación de La Rambla con los campos de plataneras y el mar le profiere al lugar un aire bucólico idóneo para su visita, siendo mirador privilegiado de la costa de Las Aguas y de Los Realejos.

Patrimonio

El municipio cuenta con varios elementos patrimoniales declarados Bien de Interés Cultural como:

Los Quevedos
Se localiza sobre el lomo de igual denominación situado en las Medianías. La especial situación del terreno improductivo debido al afloramiento del sustrato rocoso en torno al que se distribuye el terrazgo productivo fueron circunstancias determinantes para su elección como lugar de asentamiento y de concentración de las edificaciones. 
El Barrio de Los Quevedos está constituido por una quincena de inmuebles de tipología tradicional, exentos o adosados, entre los que se intercalan varias edificaciones recientes. 
La tipología de los inmuebles responde a los patrones característicos de la arquitectura rural del norte de la isla: plantas rectangulares con gruesos muros de mampostería basáltica, reforzados con cuñas y ripios y empleo de un rudimentario mortero de cal y arena, que en unos casos corresponde al sistema de "cabeza descubierta" (en el que aflora la cara exterior de los bloques de mayores dimensiones) y en otros se emplea únicamente en las uniones de éstos. 
En algunos casos, las esquinas de los inmuebles aparecen construidas con sillares de cantería, que proporcionan mayor estabilidad a la estructura. Algunas dependencias anejas de menor entidad están levantadas con muros de piedra seca sin ningún tipo de mortero. Las edificaciones cuentan con una o dos plantas, caracterizándose estas últimas por la existencia de escaleras exteriores bien en madera (las más antiguas) o en mampostería que darían acceso al nivel superior. Las cubiertas son de tejas árabes, muy antiguas y dispuestas a dos y cuatro aguas sobre una estructura de vigas, hibrones y listones. Los vanos son poco numerosos y de pequeñas dimensiones y sus dinteles, gualderas y solladíos están realizados con tablones de tea, al igual que las puertas y las hojas de las ventanas. En dos casos existe un balcón fabricado en idéntico material.

Patrimonio histórico de San Juan de la Rambla

Iglesia de San Juan Bautista
En el Casco del municipio, es un edificio singular, de larga historia que arranca en la primera mitad del siglo XVI. La iglesia ha sido edificada poco a poco, pieza a pieza, a lo largo de más de cuatro siglos y medio, en función de las necesidades y posibilidades de sus feligreses. Su evolución ha ido indefectiblemente unida a la de la comunidad de vecinos que se estableció por aquellos parajes una vez terminada la conquista de Tenerife por las tropas castellanas. A lo largo de más de 460 años ha sido el núcleo aglutinador de la fe, inquietudes, devociones y esperanzas de los vecinos de este municipio y, hasta mediados del siglo pasado, lugar de descanso eterno para los mismos, aunque hay que destacar que en 1797 tuvo que ser reconstruída debido a que un huracán le afectó gravemente. Cuatro siglos han permitido que la Iglesia de San Juan Bautista sea configurada como lo es ahora, en torno a una planta de dos naves, la principal más ancha, con presbiterio y capillas colaterales de forma cuadrangular. La cubierta es de armaduras de estilo mudéjar de par y nudillo en la nave principal, con dobles tirantes y adornos de lacería. En la segunda nave, las antiguas capillas del Rosario y la Misericordia conservan su propio artesonado. Los muros son de mampostería y las puertas y las ventanas se hallan molduradas de piedra de cantería. La fachada es rematada con dos arcos de cantería en la entrada, enmarcando unas puertas con casetones, y la torre, con piedra de cantería y con un remate moderno. Su imaginería, es objeto de culto, y sus retablos son de notable valor y gran belleza cromática.

Casa La Alhóndiga
Frente a la casa de la familia Delgado Oramas se encuentra este edificio de dos plantas, que en la antigüedad sirvió de Alhóndiga o Pósito y fue el primer Ayuntamiento del Municipio. Construido a comienzos del siglo XVII, la planta alta funcionaba como granero, a la que se accedía por una escalera exterior de madera. La planta baja estaba la sala de juntas, la cárcel y otras dependencias de servicio municipal como una carnicería o un despacho de pan. El paso del tiempo, las continuas reformas y las inclemencias del tiempo hicieron que prácticamente no quede ya en él ningún vestigio del pasado, salvo quizás sus muros. Sus pisos y techos son ya de época moderna. La escalera exterior fue derribada en 1931. En la actualidad, el edificio en la parte baja alberga dependencias administrativas y la parte alta funciona como sala de actos culturales.

Casa de los Alonso del Castillo, situada en la Plaza de la Iglesia de San Juan Bautista. Fue construida a finales del siglo XVIII por el capitán de milicias don Manuel Vicente Alonso del Castillo. La cubierta es de teja, con cornisa corrida de piedra bajo el alero. Las ventanas altas de la fachada principal tienen cristaleras de guillotina con tapa luces lisos y antepecho de cuarterones. Las del lado norte son de cojinetes con postigo, antepecho con cuarterones y cristales en la parte superior; toda ellas son de marco de madera bocelado y disponen en la parte interior de asientos curvos unidos por un elemento recto, Las ventanas de la planta baja, que antiguamente eran de celosía, han sufrido modificaciones. En su interior se encuentra una gran patio desde donde arranca una escalera de madera de dos cuerpos, con pie derecho en el descansillo, y que termina en la antesala en una especie de balconcillo.

Casa de los Delgado Oramas, la casa de esta familia, situada frente a la antigua Alhóndiga , data del tercer cuarto del siglo XVIII. Fue edificada por don Antonio Lorenzo Delgado Oramas de Saá. Esta casa consta de dos pisos y una tercera planta en el interior. La mayor parte de la casa es de cubierta de teja con cornisa sentada bajo el alero, por el lado sur tiene una parte de azotea con cornisa corrida de cantería; desde aquí por una escalera exterior de madera se accede a un singular mirador. En su fachada del lado este destaca el amplio balcón cubierto a tres aguas, con cuatro cuerpos y sustentado por dobles canes. Todas las ventanas de la vivienda, hoy con diversas modificaciones eran de antepecho, hojas y postigos de cuarterones con cojinetes; cristales en la parte superior y asientos curvos en el interior. La casa se distribuye en torno a un patio principal de losas de piedra. Diversas dependencias de la planta baja dan a este patio. La planta principales de piso de madera, y se halla distribuido en torno a una galería de madera de cuatro lados que dan al patio principal. Hay una segunda planta estructurada alrededor de una galería abierta con cubierta de teja, piso de losa y destiladera, que da a un jardín. Junto a este se encuentra una cocina y horno continuo con chimenea de época.

Cementerio y Calvario, es a mediados del siglo XIX cuando se tomó la decisión de construir un cementerio a las afueras del núcleo municipal. Hasta el siglo XVI se enterraban a los difuntos de algunas cofradías y familias adineradas de la época en las iglesias, como por ejemplo en la Iglesia de San Juan Bautista, pero fue a mediados del siglo XIX cuando la situación de espacio y salubridad impedía seguir con esta costumbre, por lo que el Ayuntamiento decidió construir un cementerio a las afueras del núcleo municipal. 

Las obras empezaron en 1850. Su estructura es rectangular amurallado, con una capilla y nichos laterales en el lado norte y una escalera que da acceso a una terraza en el lado sur, donde está la puerta de entrada. El muro de la entrada aparece en forma triangular con remates de cantería y marcos del mismo de la puerta. 

La capilla y sus nichos laterales fueron rematados por columnas y arcos de cantería. Los panteones fueron levantados por las familias más pudientes de la época, utilizando las piedras de las canteras cercanas. Con la estructura de una pequeña capilla, tiene el frente de piedra tallada junto a las columnas laterales que sostienen el frontón. 

Como puerta fue utilizada una verja de hierro. Junto al cementerio se encuentra el Calvario, un elemento religioso que no solía faltar en ningún pueblo, donde se ponían cruces e imágenes que recordaba la muerte de Jesús. 

Los calvarios funcionaban como lugares de descanso y oración de los vecinos y todos los municipios tenían uno en su entrada. Está compuesto por un pequeño patio y un altar con imágenes de la Pasión cerrado por una vidriera. La piedra de cantera tallada también se encuentra en esta construcción bordeando el portón. Una pintura de la cara de Cristo del pintor Cecilio Montes corona una pequeña hornacina.

Fiestas y tradiciones populares

Las fiestas con mayor tradición histórica en el municipio son las celebradas en honor a los santos San Juan Bautista y San José, patrones de las dos parroquias del municipio, concentrando la mayor cantidad de actos destacados tanto de ocio, sacros como de tradición histórica, pero con el tiempo las celebraciones han ido creciendo dependiendo del santo de cada ermita, quedando un calendario de fiestas y festejos anuales de la siguiente manera:

  • 2 de febrero. Virgen de la Candelaria
  • 3 de mayo. Día de la Cruz
  • 12 de mayo. San Pancracio
  • Primera semana de junio. San Felipe Neri
  • 24 de junio. San Juan Bautista
  • 2º fin de semana de julio. La Cruz y San Pedro
  • 16 de julio. Virgen del Carmen
  • Primer fin de semana de septiembre. Santa Rosalía
  • Finales de septiembre. San José
  • 29 de septiembre. San Rafael
  • 7 de octubre. Virgen del Rosario
  • Segundo fin de semana de octubre. Cristo de la Villa
  • 30 de noviembre. San Andrés Apóstol

Religión

La población creyente del municipio profesa mayoritariamente la religión católica, estando repartida la feligresía en las parroquias de San Juan Bautista y San José, pertenecientes al arciprestazgo de Icod de los Vinos de la diócesis de Tenerife. El término municipal cuenta con otros templos católicos como:
  • Ermita de la Cruz y San Pedro, en Las Aguas
  • Ermita de Nuestra Señora del Rosario, en La Rambla
  • Ermita de Santa Isabel de Hungría y San Felipe Neri, en La Vera
  • Ermita de Sta. Rosalía, en Las Rosas
  • Capilla de San Pancracio, en Los Canarios (San José)
  • Iglesia matriz de San Juan Bautista, siglo XXVI-XXVIII
  • Iglesia parroquial de San José, siglo XXVIII (BIC)
  • Ermita de Ntra. Sra. del Rosario, siglo XXVII

Sitios de interés

  • Conjunto Histórico Villa de San Juan de la Rambla (BIC)
  • Lavaderos de La Vera
  • Sitio Histórico Barrio de Los Quevedos (BIC)
  • Centro de Artesanía La Casa Amarilla
  • Casa rural Al Mar
  • Casa rural El Cantito
  • Mercadillo Las Medianías
  • Mirador El Charco
  • Mirador El Mazapé
  • Mirador Las Aguas
  • Charco de la Laja
  • Piscina municipal de Las Aguas
  • Playa de La Caldereta
  • Playa de Las Aguas
  • Playa de San Juan
  • Zona Recreativa Barranco Ruiz
  • Zona Recreativa El Saucito
  • Zona Recreativa Tabaiba
  • Zona Recreativa La Tahona

Enlaces de interés:

Núcleos Poblacionales
Patrimonio
Patrimonio Medioambiental
Descarga la guía medioambiental
Turismo

Ver también: San Juan de la Rambla


Ayuntamiento de la Villa de San Juan de la Rambla
C/19 de marzo, 31, San José, San Juan de la Rambla
Tfno: 922 360 003 - Fax:   922 350 060 - 
info@sanjuandelarambla.es
Web: https://sanjuandelarambla.es 
Fuentes: Ayuntamiento de San Juan de La Rambla | Turismo de Tenerife | San Juan de la Rambla | Símbolos de Canarias | Wikipedia | Tenerife Vívela | otras

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visto

 
MAPA WEB: Todas las entradas del blog en este mapa web; . © Copyright - Derechos Reservados L. dl C.' Tenerife