Pulsa para subir
Comparte o imprime
Síguenos en
Facebook (1)bloque-twitteryoutube1286824423_vimeodailymotion

Alfarería en la isla de La Gomera - Entre barro y madera

Ver al final de esta entrada extractos en vídeo de las investigaciones y trabajos realizados por el arqueólogo Luis Diego Cuscoy, en Chipude.

Los pueblos del Alto son llamados en La Gomera a aquellos asentamientos situados en las cercanías del monte de la isla con el que siempre han mantenido una estrecha relación. Sin embargo, y a pesar de su aislamiento, los vecinos mantuvieron viva la circulación de complementos socioeconómicos y culturales con otros pueblos de la topografía isleña. Estas redes de intercambio fueron uno de los principales ejes sobre los que se ha apoyado la población gomera a lo largo de su historia. La cultura tradicional gomera a generado una actividad doméstica destinada a fabricar utensilios con el fin de satisfacer las necesidades de la vida diaria.

La mayoría de estos instrumentos se fabricaban artesanalmente, empleando las materias primas cercanas, como el cuero del ganado, las maderas del monte, los barreros de las vegas o el lino de sus campos. Muebles, ropas, candiles, sachos, morteras, raposas, zurronas, empleitas o foles y otros muchos objetos. Entre ellos destaca la peculiar historia, de la cerámica, que hoy llega a nosotros.

La cerámica prehistórica de la isla de La Gomera era hasta cierto punto tosca y pobre de formas. Esta sobriedad era, en parte, debida al uso que se hacía de ellas, propia de culturas pastoriles. La cerámica actual de La Gomera solo conserva rasgos de sus orígenes prehispánicos; el más característico es que está fabricado a mano por mujeres, que continúan con su mas ancestral tradición transmitían generacionalmente los secretos del barro, desechando el entorno.

A la loza de los antíguos gomeros se fueron añadiendo cambios que procedían de la necesidad de adaptar este recurso a otro modelo económico completamente distinto: la agricultura y la ganadería estabulada. Al mismo tiempo la alfarería acabaría saliendo de su entorno doméstico para convertirse en una actividad especializada. Consecuencia de ello es la aparición en primer lugar del oficio y posteriormente de los centros alfareros que hacían una loza con formas similares a las que se fabricaban en el resto de las islas. Aunque hoy solo perviva el alfar del Cercado, existe constancia de que hubo más en la isla, como aquellos que en el siglo XVIII aparecen citados por Agulo, Alajeró y Vallehermoso.

Las alfareras se desplazaban a grandes distancias para vender la vajilla que cargaban, o cambiarla por alimentos u otros productos.
Aunque en aquellos tiempos el oficio era marginal e incluso denostado, hoy la cerámica gomera es bandera de la producción artesanal de la isla y es reconocida y admirada fuera del archipiélago por su indudable carácter artesanal. La coloración rojiza de bernegales, tostadores, asaderas, lebrillos u ollas la caracterizan. Pero la loza no ha sido ajena a la transformación propia del final de la cultura llamada "tradicional", que la produjo como un elemento indispensable en los hogares isleños; hoy su valor funcional es escaso, sin embargo se ha tornado un elemento de gran valor estético y profundo significado para la identidad del pueblo gomero.

Extractos del DVD de las investigaciones y trabajos realizados por el arqueólogo Luis Diego Cuscoy, en Chipude, parte alta del municipio de Vallehermoso.
Cerámica tradicional La Gomera 1-2 (imágenes en el recuerdo) 


Cerámica tradicional La Gomera 2-2 (imágenes en el recuerdo) 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

 
PORTADA INICIO Isla de Tenerife "Vívela" .
© Copyright - Derechos Reservados L. dl C.' Tenerife